pareja sana

Estos días he tenido el correo electrónico lleno de sugerencias materiales sobre cómo mantener el amor en pareja. Este hecho hizo que parara y reflexionara en lo que en verdad hacía que una relación de pareja fuera estable y sana. Después de un rato, lo tuve claro, el amor, se hace.

La gran mayoría de nosotros, en algún que otro momento de nuestra vida, sentimos la necesidad de tener pareja. Cuando la encontramos, la dopamina se apodera de nosotros y nos sentimos tan, tan bien que queremos que esa sensación dure para siempre. Sin embargo, con el tiempo, la ilusión inicial puede chocar con la realidad y aparecen los desacuerdos, los conflictos y las emociones desagradables que pueden llevarnos a cuestionar si queremos o no seguir en esa relación.

Entonces, ¿qué podemos hacer para que nuestra relación de pareja dure?

1. ACEPTAR A NUESTRA PAREJA TAL Y COMO ES

Creer que nuestra pareja es perfecto o perfecta, que siempre va actuar como nosotros creemos que debería hacerlo, o que nunca nos va a dañar es, además de una ilusión, muy frustrante.  Es necesario aceptar al otro como diferente al ideal, saber que no siempre va a satisfacer nuestras necesidades, sino que en algunos momentos se mostrará «egoísta» con las suyas. No aceptar al otro como es idealizarlo, una forma de negar la realidad y a la persona, y puede conllevar un distanciamiento. No esperes a quien no es y ama a quien de verdad es.

Esto no quiere decir que tengas que resignarte y tragar con todas las cosas que no te gusten de la relación. Es necesario comunicar aquellas cosas que no nos agradan en la relación, y de manera conjunta llegar a algún tipo de acuerdo cuando surja un conflicto. Pero recuerda que, si todo el tiempo quieres cambiar el comportamiento de tu pareja, puede que sea una mejor opción aceptar que esa no es la persona que encaja contigo.

2. DEDICARNOS TIEMPO A NOSOTROS MISMOS

Al comienzo de la relación muchas parejas parece que se fundan, pasan todo el tiempo juntos, se aíslan de su ambiente, dejan de lado las actividades que realizaban… En parte se olvidan de quienes son como ser individual. A pesar de que de algún modo parece natural dejarse llevar por las ganas compartir nuestro tiempo con otra persona, eso a la larga puede convertirse en un problema.

Parece claro que para que la relación sea duradera, es necesario dedicar tiempo a la pareja. Pero igual de importante es dedicarte tiempo a uno mismo. Es necesario reservar un tiempo para realizar actividades con los amigos, con la familia y solo/a. Así que, no pierdas de vista quien eres y qué te gusta hacer, eso te hará sentir bien y será más fácil que todo fluya en tu pareja.

3. CUIDAR LA INTIMIDAD

Con el tiempo algunas parejas llegan a introducir en su relación a un tercero (los hijos, el trabajo, la televisión…), y su relación de pareja pasa a un segundo, tercer o cuarto plano. Pero por buena que pudiera ser la relación al principio, si no se cuida, se estropea. Por eso, no vale poner la excusa de la falta de tiempo, si queremos que nuestra relación dure, será necesario dedicar un tiempo exclusivo para la pareja. Puedes pensar en qué os gusta (o os gustaba) hacer juntos, organizarlo, y hacer que pase.

Además, para que la relación de pareja sea estable, tiene que poder diferenciarse de las demás y eso incluye la sexualidad. Es necesario que las relaciones sexuales sean satisfactorias. Pero también hay que entender la sexualidad como un aspecto más global que afecta a la imagen que cada persona tiene de uno mismo. La expresión sexual puede ser una de las interacciones más íntimas dentro de la pareja por lo que hay que cuidarla.

Espero que esta reflexión y consejos te sean útiles, y recuerda si quieres una relación de pareja estable y sana, que… EL AMOR ¡SE HACE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.